Transparencia y acceso a información pública

IMG 20210319 WA0127
  • ·         Como preámbulo de esta actividad, el sábado 20 de marzo se plantarán 100 árboles en la reserva Thomas van der Hammen,
  • ·         Bogotá Reverdece a través de la conformación de bosques urbanos, como escenarios para la conservación de biodiversidad y oferta de servicios ambientales.
  • ·         Estas jornadas hacen parte del trabajo articulado con las comunidades a través de la conformación de redes de cuidadoras y cuidadores del entorno ambiental.

 

Bogotá, D.C. 19 de marzo de 2021.- En el marco del Plan de Desarrollo Distrital “Un Nuevo Contrato Social y Ambiental para la Bogotá del Siglo XXI, que lidera la alcaldesa Claudia López y que tiene como eje estructural el compromiso de reverdecer a Bogotá, el Jardín Botánico celebrará el Día Internacional de los Bosques con plantaciones en zonas estratégicas de la ciudad como la Reserva Thomas van der Hammen, que se realizará el sábado 20 a las 8 am de la mano con la comunidad y el domingo 21 en el  Parque Metropolitano Bosque San Carlos y en Parque Carimagua, en las localidades Rafael Uribe Uribe y Kennedy, respectivamente,

 

A las 10 de la mañana del domingo 21 comunidades y Jardín Botánico se darán cita en el Bosque San Carlos y a la 1:00 pm la plantación se trasladará al parque de la Carrera 78 con calle 38 C sur, del barrio Carimagua, con especies como chicalá rosado y amarillo, roble, caucho Tequendama, cariseco, cedro, milflores, sauce y sangregado, todas ellas seleccionadas por el Jardín Botánico con criterios técnicos alineados con las características de los suelos y microclimas de estas zonas de Bogotá.

 

La plantación en el barrio Carimagua de Kennedy corresponde a una más de las zonas postuladas por la ciudadanía en el marco de la iniciativa #JBBYoQuieroMIÁrbolEn y atendidas por el Jardín Botánico para reverdecer barrios, parques, zonas verdes y espacios públicos o privados que cumplan con las condiciones técnicas para emprender acciones de arbolado pertinentes y adecuadas.

 

Esta iniciativa coincide con el reciente reconocimiento obtenido por Bogotá para hacer parte del Programa “Ciudades Arboladas del Mundo” de la FAO y la Fundación Arbor Day. Cabe recordar que según la FAO, las ciudades con esta membresía están comprometidas con el cuidado y el manejo de los árboles teniendo en cuenta que la mayor parte de la población habita en ellas y prestan servicios ecosistémicos vitales.

 

La directora del Jardín Botánico de Bogotá, Martha Liliana Perdomo destacó que  “Bogotá Reverdece de la mano de la comunidad, pues estamos convencidos que sin participación ciudadana activa ningún esfuerzo sería suficiente, pues solo quien conoce y valora su entorno sabe la importancia de contar con más y nuevos bosques urbanos en una ciudad que día a día enfrenta nuevos retos por la calidad de su ambiente y la salud de sus habitantes”.

 

Importancia ambiental de los bosques de la Capital

A propósito de la celebración del Día Internacional de los Bosques, conviene recordar la capital posee tres tipos de bosques nativos: el bosque andino, caracterizado por arbustales y árboles que logan alcanzar una altura de hasta 10 metros, con especies como cedro, roble el garrocho, pino colombiano, manzano de páramo, ciro, encenillo, laurel chaquiro, tuno esmeraldo, hayuelo, arrayán, mano de oso, raque, cucharo y el mortiño, que se pueden encontrar en el Cerro de la Conejera y los cerros del sur en el Parque Entrenubes y el bosque de la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá, que hace parte hace parte del sistema montañoso bogotano y de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad.

 

También se destacan algunos bosques altoandinos que se ubican en la zona rural de la localidad de Sumapaz, los cuales conforman el corredor ecológico Chingaza-Sumapaz-Guerrero y que garantizan la protección de fauna y flora nativa de la ciudad-región.

 

El segundo tipo es el Bosque semiseco, caracterizado por vegetación baja de matorrales, con algunos pajonales, que se encuentran en límites del Distrito con el municipio de Soacha y Mosquera, en las áreas rurales de la localidad de Ciudad Bolívar, Tunjuelito y Bosa y el Parque Ecológico Presa Seca Cantarrana, en la localidad de Usme.

 

El tercer tipo es el bosque inundable de la Sabana asociado a zonas de humedales, este bosque es característico del Humedal la Conejera y el Bosque Las Mercedes, en la Reserva Thomas van der Hammen, considerado el último relicto de bosque primario de planicie inundable de la Sabana de Bogotá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los bosques son fundamentales para la ciudad porque ofrecen importantes tales como:

 

·         Son hábitat de una amplia cantidad de especies vegetales, tanto endémicas como nativas (entre ellas muchos arbustos, líquenes y musgos, organizados verticalmente en al menos cuatro estratos de vegetación), así como de muchas especies de mamíferos, insectos, anfibios, aves y reptiles.

·         Reducen la escorrentía superficial y permiten la infiltración, bajando las probabilidades de inundación

·         Captan contaminantes como el CO2 (GEI) y el PM

·         Generan sombra y ayudan al confort térmico

·         Reducen las islas de calor urbanas

·         Porque aportan gran cantidad de agua a los afluentes hídricos, gracias a que se especializan en la captación y regulación de agua. La seguridad hídrica del país depende, no solo de los páramos, sino de los bosques.

·         Porque protegen de la erosión y previene deslizamientos de tierra

·         Porque cumplen una importante tarea an la mitigación y adaptación Climática (sumideros de CO2)

·         Porque son fuente de alimento y son área clave para la nutrición y la salud

·         Son refugio de la flora y fauna, son sitios de alimentación y anidamiento de diversas especies y brindan hábitat para importantes especies nativas y endémicas de Bogotá.

·         Aportan a la provisión y regulación del agua, la interacción de las coberturas boscosas con la lluvia regula ciclo hidrológico minimizando los impactos de periodos de inundaciones y sequías.

Ayudan a regular procesos de erosión y remoción en masa especialmente en zonas de alta pendiente como son los Cerros Orientales aportando a la prevención y mitigación de desastres como los deslizamientos.