5 de febrero de 2015. Los bosques altoandinos y el páramo se constituyen en ecosistemas de vital importancia para ciudad, por prestar servicios tan importantes como el agua. Es por esta razón que desde...

BOSQUES, PÁRAMOS Y COMUNIDAD: UNA ALIANZA CON MUCHO VALOR

 

 

Los bosques altoandinos y el páramo se constituyen en ecosistemas de vital importancia para ciudad, por prestar servicios tan importantes como el agua. Es por esta razón que desde el Programa de conservación de la flora asociada a la región capital: una aproximación ecosistémica, se vienen adelantado procesos con participación comunitaria que permiten avanzar en la conservación de estas áreas. Desde el 2012, un equipo de investigadores de la Subdirección Científica incursionó en las Veredas Arrayanes y Curubital, en la localidad de Usme, con el objetivo de implementar acciones que permitan mejorar la conectividad ecológica en el área y recuperar la vegetación asociada a la microcuenca del Río Curubital.

Acogiendo la invitación hecha por el Jardín Botánico, 12 propietarios campesinos de estas veredas dispusieron espacios dentro de sus fincas para implementar diferentes diseños florísticos usando especies nativas. Estas actividades, así como el seguimiento y el manejo adaptativo, con énfasis en las plantas sembradas, se realiza con participación de los propietarios y sus vecinos generando apropiación del proceso y sensibilizándose ante la problemática ambiental de la ciudad.

Así, consolidando los esfuerzos desarrollados de forma conjunta, el pasado 31 de enero la algunos miembros de la comunidad participante del proceso, fue invitada a conocer las instalaciones del Jardín Botánico creando un espacio de amistad, trabajo y de educación el cual buscaba promover la importancia, recuperación y conservación del lugar en el que viven para toda la sociedad capitalina.

¡A todos los campesinos que participan de nuestros procesos de investigación, muchas gracias!