flickr
La agricultura urbana se fortalece cada día en Bogotá

El Jardín Botánico le apuesta al fomento de la agricultura urbana capacitando a la comunidad en el manejo del patrimonio genético por medio de la conservación de las semillas, el mejoramiento de la cobertura vegetal, la mitigación de los efectos del cambio climático, el aprovechamiento de los residuos orgánicos, la implementación de tecnologías apropiadas y el fomento de la seguridad alimentaria.

Desde 2004 la entidad ha llevado a cabo asistencias técnicas y capacitaciones en agricultura urbana a diferentes comunidades de la ciudad. Cada día crece el número de personas que le apuestan a la seguridad alimentaria, con cultivos libres de químicos, y adquieren conciencia sobre la importancia de proteger el ambiente con la creación de sus propias huertas, bien sea en los solares, patios o las terrazas de sus viviendas.

La huerta de la parroquia de San Bernardino de Bosa: modelo de agricultura urbana para toda una comunidad

El padre Wilmer García Flores, de la parroquia de San Bernardino de Bosa, tuvo la idea desde el año pasado de construir una huerta de plantas aromáticas y medicinales en la casa cural con la colaboración de la comunidad.

A partir de febrero de este año, con la asesoría de expertos del Jardín Botánico en agricultura urbana, el sacerdote y la comunidad materializaron la idea y construyeron una huerta en la que además de plantas medicinales han podido cultivar repollo, papa, uchuva, frijol, calabaza, maíz, entre otras especies vegetales.

Cada lunes, el padre Wilmer y colaboradores de la iglesia se reúnen y trabajan en el mantenimiento de la huerta: limpian, siembran y elaboran compostaje con el material orgánico que aporta la comunidad. Además, reciben asistencia técnica del Jardín Botánico para que tengan un mayor conocimiento respecto al concepto agroecológico en el diseño y construcción de la huerta.

Esta experiencia ha servido de modelo para que otras personas apliquen lo aprendido en sus propias casas y de esta manera se fortalezcan las experiencias de agricultura urbana que promueve el Jardín Botánico de Bogotá en la ciudad.

Una huerta en terraza que alimenta sanamente a una familia

Para doña Lilia Gómez, tener una huerta en la terraza de su casa ha sido una experiencia gratificante. Hace un tiempo, cuando decidió crearla, hacía uso de pesticidas, pero gracias a las capacitaciones que recibió del Jardín Botánico en febrero de este año, ella empezó a cultivar de manera orgánica.

En su huerta hay cilantro, acelga, papa, coliflor, lechuga, remolacha, arveja, haba, fresa, pepino, tomate, frijol, entre otros cultivos, que Lilia usa para su consumo y el de su familia, así como para venderlo entre sus vecinos.

En Ciudad Bolívar la comunidad le apuesta a los cultivos orgánicos

Desde 2004, un grupo de habitantes de Ciudad Bolívar construyeron una huerta en un terreno aledaño con la ayuda y coordinación de personas expertas en agricultura urbana del Jardín Botánico.

La acogida ha sido tal, que más vecinos del sector quieren sembrar sus propios cultivos de manera orgánica. Por tal razón, se espera capacitar proximamente a más personas y seguir ampliando el terreno de la huerta para que esta iniciativa de apostarle a los cultivos libres de químicos y a la alimentación sana siga creciendo.